miércoles, 24 de junio de 2015

Ucronías: ¿Por qué las ucronías?


Si en lugar de haber ocurrido un suceso pasa otro, ¿cómo habría sido la historia? Es la pregunta que solemos hacernos, y cuando la racionalidad se siente presionada, pues responde con la lógica aplastante “si mi abuela tuviera ruedas, habría sido bicicleta”; y ya.

Pero no. Resulta que una de las vertientes de la ciencia ficción consiste en especular sobre esas líneas paralelas de la historia. Hay momentos de cortes importantes en el devenir humano, como la extinción de los dinosaurios. ¿Qué hubiera ocurrido si no hubiera caído el famoso meteorito que originó el golfo de México?
A mi me da por pensar que igualmente esos enormes saurios hubieran evolucionado. La evolución y la vida habría seguido su camino, y hoy en día la contaminación tendría el ingrediente adicional de las cáscaras de huevo, porque seguramente seríamos ovíparos. En aquellos momentos de la prehistoria, entre las especies que se salvaron había diminutos mamímefos, roedores, que gracias a su cadena evolutiva el homo sapiens señorea el planeta en la actualidad.

De modo que, si no se extinguen los saurios, seríamos descendientes de ellos. Ovíparos, con piel probablemente escamosa, pero más suave, sin duda. Nos habríamos puesto de pie, sobre nuestras patas traseras, y nuestras manos habrían evolucionado como las primeras herramientas. Claro, nuestro hablar no tendría la suavidad y matices que nos dan las cuerdas vocales, y probablemente nuestros idiomas serían graznidos, con muchas vocales y pocas consonantes. Nuestros rostros lucirían picos puntiagudos. A lo mejor habría especies humanas o humanoides voladoras, por aquello de que al pterodáctilo también le tocaba su cuota evolutiva, y quién sabe si los cielos estarían surcados por esos bichos.

Unos malandros voladores tendría azotadas las ciudades. Unos adolescentes voladores molestarían a las viejecitas lanzando toda clase de porquerías, dañando sus materos o sus ropas limpias, colgadas.
Pero en fin, este es apenas un texto de presentación. 

Periódicamente narraré la historia ucrónica, y para ilustrar un poco sobre el término, cito textualmente el primer párrafo que sobre UCRONÍA nos brinda la gran y laureada Wikipedia: “La ucronía es un género literario que también podría denominarse novela histórica alternativa, y que se caracteriza porque la trama transcurre en un mundo desarrollado a partir de un punto en el pasado en el que algún acontecimiento sucedió de forma diferente a como ocurrió en realidad (por ejemplo: los vencidos de determinada guerra serían los vencedores, o tal o cual rey continuó reinando durante mucho tiempo porque no murió fruto de las heridas recibidas). La ucronía especula sobre realidades alternativas ficticias, en las cuales los hechos se han desarrollado de diferente forma de como los conocemos. Esa línea histórica se desarrolla a partir de un evento histórico extensamente conocido, significativo, y/o relevante, en el ámbito universal o regional. Ese momento o acontecimiento común que separa a la realidad histórica conocida de la realidad ucrónica, se llama punto Jonbar”.

Así pues, los invito a seguirme en mi próxima narración. Un reportaje sobre el juicio al presidente Henrique Salas Römer, quien ganó las presidenciales de Venezuela en 1998, se proclamó en el 98 y a partir de allí…

(Foto cortesía www.cosmonoticias.org)