martes, 30 de septiembre de 2014

Libros para el cuatro y para el joropo





Por Ana María Hernández Guerra

Indagar sobre la historia de la música venezolana, adentrarse por las profundidades de sus meandros, en especial cuando son pocas las fuentes documentales supone todo un reto. Esa tarea la ha abordado desde hace algún tiempo el historiador y musicólogo Óscar Battaglini, quien presenta el próximo viernes 3 de octubre dos títulos divulgativos, “El joropo. Evolución histórica desde el Barroco hispano hasta nuestros días” y “El Cuatro. Continuidad y evolución con respecto a la guitarra renacentista”.

Ambos libros fueron editados por el Centro Nacional del Historia, y son “el fruto de años de investigación dedicada a nuestra música y a todos los valores que la misma entraña”, explica Battaglini.

La presentación de los textos se llevará a cabo el viernes 3 de octubre, a las 3:00 p.m. en la Casa Natal del Libertador, de San Jacinto a Traposos, cerca de la plaza El Venezolano.

Habrá música a cargo de la pianista Beatriz Bilbao, Geraldine Henríquez (teclado y voz), Emilio Jiménez (cuatro acompañante), Carmen Julia Marcano (mezzosoprano), Víctor Urrieta (arpa) y el propio autor con el laúd y el cuatro.


Ejemplares de “El Cuatro…” serán obsequiados a los asistentes, mientras que “El Joropo…” será vendido a un precio asequible. Ambos estarán disponibles en las librerías Del Sur.

Comentario aparte, me interesa destacar el de "El Cuatro..." porque aporta más información sobre el cuatro y su evolución histórica, tema del que siempre se realizan consultas, en especial a través de este blog.

martes, 29 de abril de 2014

Adagio un poco mosso

Debe ser romántico.
Debe parecerse a mi estado de ánimo
Debo ser yo
Debe ser mi melancolía traducida en notas.

Me siento como una corchea perdida en la partitura
Ignorada por el dedo del músico.
Esa nota que no se ve, que no suena por descuido.
El compositor la puso, pero no sonó.

El piano del "Emperador" le queda grande a mi asombro
el discurso de las teclas me hace cosquillas
El humo de la infusión olorosa se mezcla con los cornos antes del clímax
(que no es el final)
Y el modo mayor intenta alegrarme
Sorbo caliente, humo tibio, fragancia de música envolvente

(Del libro inédito "Discografía selecta" por Ana María Hernández G.)

lunes, 21 de abril de 2014

Una guitarra en el horizonte


DesiArtists realizó esta bella composición. Una guitarra en el horizonte, con la luna emergiendo o sumergiéndose. Noche de luna y la guitarra al fondo. Sus sonidos se sugieren y embelesan al que observa. O al que escucha, aunque no haya cuerdas vibrando.

miércoles, 26 de febrero de 2014

Paco de Lucía, más allá de la música flamenca

La guitarra flamenca alcanzó su máximo esplendor gracias a Paco de Lucía. Su gran aporte a la música es haberle dado un sitial de honor al instrumento y convertirlo en solista, en protagonista, más allá del rol de instrumento acompañante, que es normalmente como se sitúa la guitarra en este género musical.
En el flamenco, la guitarra comparte roles protagónicos con el cantaor, pero en aquellos palos en los que hay un lucimiento más del bailaor, la guitarra puede asumir la voz cantante. Sin embargo, fue Paco de Lucía quien le dio un brillo mayor a la guitarra en el flamenco, gracias a la destreza y duende que poseía, su versatilidad y exactitud en la ejecución del instrumento.
De Lucía investigó y propuso fortalecer la parte percusiva de su música, primero con la introducción del bongó, y, posteriormente, con el aporte del cajón peruano; y tal fue el uso de este instrumento en la música flamenca, que adoptó el apellido hispánico y desplazó a la vista de muchos y para asombro de sus originales intérpretes, el verdadero origen del noble instrumento de madera.
Otro de los aspectos interesantes en la vida musical de Paco de Lucía fue su incursión en otros géneros, más allá de la música flamenca. Y así como tuvo una época de oro junto a Camarón, no tuvo ningún problema en hacerse de la partitura de Joaquín Rodrigo y brindarle al “Concierto de Aranjuez” un color tan particular que muchos oyentes prefieren esta versión a la que dan los concertistas clásicos. Tampoco había roces a la hora de sentarse junto a un Al Di Meola y John McLaughlin para un verdadero jam. Otros grandes que compartieron con De Lucía fueron Carlos Santana, Chick Corea, Larry Coryell, Pedro Iturralde.
No cabe duda de que Francisco Sánchez Gómez, el Paco de Lucía, de doña Lucía Gómez, en Algeciras, nació para la guitarra y hacer de ella su voz inmortal. ¡Qué suenen las guitarras en su honor!