jueves, 8 de junio de 2017

Crónica Minimalista: Luz al final del túnel

Caracas.- A las 6:45 a.m. nos despertó la algarabía de un sonoro "¡Viva Venezuela!". Pensé por un momento que la Situación-País había cambiado. No fue así. La noche anterior, La Candelaria se había convertido en un campo de batalla. Tiros de distinta especie. Cacerolazos. Lacrimógenas. Gritos de "¡asesino!", "¡cobarde!" y demás improperios se escuchaban, en plural y en singular, con más o menos intensidad. El recorrido en la mañana dejó constancia de la lucha campal: Platanal a Candilito, Candilito a Avilanes a Mirador. Escombros, miríadas de vidrios rotos, restos de objetos quemados, calcinados. Muchos cartuchos inservibles. Barricadas. Paneo por la zona de la avenida Este 0 (o sea, camine usted desde la Cruz Roja, pase por el Sambil Candelaria, y siga subiendo en dirección oeste), una enorme barricada, digna de admiración, en toda la parte de atrás del Sambil (¿a Jorgito le saldrá al menos un jalón de orejas por eso? porque a los "otros" les sale rin y corriente). El panorama no es menos diferente si se sigue subiendo, Alcabala, Cruz de La Candelaria. Cristales rotos en el edificio París. Queda muy lejos aún la luz al final del túnel.

No hay comentarios.: