sábado, 28 de julio de 2007

Homenaje a Mangoré




Hago una pausa en la serie sobre "Los Hijos de la Guitarrilla" para comentar una noticia interesante. La noche del viernes 27 de julio fue especial en Asunción (Paraguay), pues se realizó un homenaje al guitarrista y compositor Agustín Pío Barrios, quien se hizo llamar Nitsuga Mangoré, y fue considerado como el "Chopin" de la guitarra en los años 20 del siglo XX. A continuación reproduzco el despacho de la agencia cablegráfica EFE:

Asunción, 28 jul (EFE).- Un homenaje al renombrado compositor paraguayo Agustín Pío Barrios "Mangoré" (1885-1944) unió anoche a una destacada concertista de guitarra y a un periodista radial en un espectáculo realizado en el teatro del Ayuntamiento de Asunción.
La artista Berta Rojas y el reconocido periodista radial Humberto Rubín conjugaron la música y la poesía en un homenaje denominado "Cartas a Barrios", cuya segunda y última función será presentada esta noche en el teatro "Ignacio A. Pane" de la capital paraguaya.
El espectáculo, que incluye documentales audiovisuales sobre la vida de Barrios, ofrece de la mano de Rojas las más destacadas composiciones de "Mangoré", acompañadas de la lectura realizada por Rubín de las cartas que el artista había remitido a sus amigos en la década de 1920.
Barrios, considerado como uno de los más importantes compositores y concertistas de guitarra, murió en El Salvador tras residir en otros países de América Latina como Argentina, Brasil, Uruguay, Venezuela y Costa Rica.
El homenaje, en el que Rojas ejecuta una de las guitarras que perteneció al concertista, incluye creaciones de "Mangoré" como "Aconquija", "Caazapá", "Allegro Sinfónico", "Ha che valle", "Allegro de la Catedral", "Preludio en Do Menor", "Las abejas", "Danza paraguaya" y "Sueño en Floresta", entre otras.

jueves, 26 de julio de 2007

Los hijos de la guitarrilla (II) Charango



El Charango sureño

No lo toco, pero siento por este pequeño instrumento un afecto especial. Si alguno de los hijos de la guitarrilla encierra dentro de sí una espiritualidad especial es éste. Tal vez por donde se gestó, en manos de quiénes nació y la música que de su cuerpo puede extraerse.

Ciertamente hay diversas hipótesis sobre el origen de este instrumento, las más divergentes. Lo mismo pasa incluso con el origen de nuestra guitarrilla, y nos inclinamos a concordar con quienes señalan que proviene de la antigua guitarra latina, oriunda del Imperio Romano. Pero esa es otra historia...

Con el charango sureño ocurre que convergen varias teorías. Esto se debe a que su conformación es de cinco órdenes dobles y no de cuatro. Sin embargo, al examinar la afinación, nos encontramos con que es exactamente igual a la de la guitarrilla: Sol-Do-Mi-La, y en el charango se agrega una quinta aguda sobre el La: otro Mi.

Este instrumento acompaña la música de Bolivia, Argentina, Chile, Perú, y mayormente se toca rasgueado, aunque supongo que habrá maestros que lo punteen.
Para más información, pueden hacer clic en el título de esta entrada, de donde obtuve la imagen que ilustra esta nota.

lunes, 23 de julio de 2007

Los hijos de la guitarrilla (I) Tiple Colombiano




EL TIPLE COLOMBIANO

A partir de esta entrega, vamos a examinar los hijos de la guitarrilla, y comenzaremos con el tiple, instrumento típico colombiano. El pasillo, género musical de Colombia, tiene en el tiple su mejor exponente. Este instrumento tiene una utilización parecida al uso que en el Renacimiento se le daba a la guitarrilla: acompañamiento a las canciones, aunque también le es muy dado el punteo. En este sentido, tiene una similitud sonora con el cuatro puertorriqueño, otro hijo de nuestra amada guitarrilla.

Si la guitarrilla tiene una afinación original de Sol-do-mi-la, el tiple es Re-sol-si-mi, igual a las cuatro últimas cuerdas de la guitarra clásica de seis cuerdas. La otra característica del tiple es que las cuerdas u órdenes son triples, es decir, son doce cuerdas agrupadas en cuatro órdenes de tres cuerdas cada uno.

La ilustración que acompaña este artículo la extrajimos de www.zurkomusic.com/images/tiple.jpg, sitio que pueden pinchar para obtener más información sobre este noble y maravilloso instrumento.

domingo, 8 de julio de 2007

Sobre la Guitarrilla



El proyecto de "Juana Francisca, la trovadoresa" me ha llevado a investigar mucho. Evidentemente, la guitarra renacentista o guitarrilla, ha sido dejada de lado por los intérpretes actuales, incluso de la música antigua. Quiero decir con esto que otros instrumentos como la guitarra barroca, la vihuela, la teorba y el laud reciben mucha más atención que el pequeño instrumento de cuatro cuerdas.

Incluso, revisando la discografía, podemos observar que hay poco. En el mundo habrá no más de diez grabaciones. Conozco una, realizada por Hopkinson Smith, que por cierto no es un disco dedicado a la guitarrilla, sino a la obra vihuelística de Mudarra. Como Mudarra incluyó en su bibliografía unas seis piezas dedicadas a la guitarrilla, Smith -en haras de hacer justicia a la fuente documental- graba esa música.

Hace unos meses decidí tomar unas clases de perfeccionamiento con Bartolomé Díaz, y estamos incursionando en el repertorio de Adrian Le Roy, un excelente músico y editor. Sus libros contienen verdaderas joyas de la música renacentista, incluso a modo de documento de lo que pasaba en esas épocas en lo que a la música popular se refiere. Estamos hablando de la segunda mitad del siglo XVI.

Bartolomé Díaz es un verdadero experto en música antigua, conocedor y ejecutante. No sólo se ha quedado en la parte mecánica del asunto musical, sino que también se ha ocupado de ahondar en la teoría, en la historia, los modos de ser y todo el contexto que comporta el hecho musical. En sus clases he aprendido, por ejemplo, que la guitarrilla no sólo es el instrumento físico como tal, sino que hace falta un espacio, un recinto en el cual el instrumento potencie sus cualidades sonoras. En una oportunidad, Díaz me recomendó que estudiara en el baño ¡sí!, algo insólito... pero fascinante. Me di cuenta de que las losas, el propio lugar, producían un eco maravilloso, las cuerdas del instrumento bajo esas condiciones son capaces de potenciar su duración, como si se tratara de un instrumento de más resonancia, por ejemplo, como la guitarra clásica. Al comentarle la experiencia a mi maestro, me recomendó que hiciera la prueba en capillas o iglesias coloniales, justo aquellas donde la resonancia es mayor. Aun no lo he probado, pero ya relataré la experiencia.

Guárdame las vacas

Quiero comentar ahora sobre "Guárdame las vacas". Aquí en la red, si ustedes ponen en su buscador tal frase, les va a llevar a cientos y miles de referencias al respecto. Trataré de resumir algunos aspectos interesantísimos, y ya la historiografía se encargará de refrendar o corregir tales asuntos.

Para comenzar, se trata de una cancioncilla popular, que solían entonar los villanos y campesinos de los siglos XV y XVI. Tal vez antes. Como el origen es folclórico, no se puede precisar con exactitud, ya que como sabemos, esos registros suelen ser deficientes o inexistentes. La letra dice así:

Guárdame las vacas, carillejo

y besart'he

sino, bésame tú a mi

que yo te las guardaré.

Compositores de la talla de Alonso de Mudarra (Romanesca I y II), Luys de Narváez, Enrique de Valderrábano, Diego Pisador, Antonio de Cabezón, Venegas de Henestrosa emplearon la cancioncilla para llevarla a niveles de maestría. Incluso Joseph de Valdivieso atestigua que eran objeto de danzas. Hasta el momento, no he conseguido cómo se cantaba, pero por la secuencia melódica y por lo que originó posteriormente, logré realizar una "hermeneusis" que incluyo, precisamente, en "Juana Francisca, la trovadoresa". A eso que me refiero con lo que "originó posteriormente" es a que en diversas regiones del Oriente venezolano hay una forma musical, Polo, que sigue esa herencia.

En el link (http://50standards.free.fr/1-French/3a%20Textes%20chants.html) se puede conseguir una referencia que indica que esa estrofilla es un "anónimo proveniente de una glosa de Fernandez de Heredia, Valencia 1550", y agrega el investigador que hay una "Variante proveniente de los "Dialogos de la fertilitad y abundancia de España", de Juan de Valverde Arrieta, Madrid 1578, f. 35rv : Guárdame mis vacas, carrillejo por tu fe,Guardame mis vacas, que yo te abraçaré;Si no, abraçame tú a mí, que yo te las guardaré".

Por otra parte, en (http://www.cervantesvirtual.com/historia/CarlosV/8_2_castillejo.shtml) se asegura que los textos son de Cristóbal de Castillejo. Este poeta en realidad lo que hace es una glosa con los versos iniciales, una forma poética altamente utilizada en esas épocas. Su texto completo vale la pena degustarlo:


Guárdame las vacas
carillejo, y besarte he;
si no, bésame tú a mí,
que yo te las guardaré.

En el troque que te pido,
Gil, no recibes engaño;
no te muestres tan extraño
por ser de mí requerido.
Tan ventajoso partido
no sé yo quién te lo dé;
si no, bésame tú a mí
que yo te las guardaré [...]

Oh, cuántos me pedirían
lo que yo te pido a ti,
y en alcanzarlo de mí
por dichosos se tendrían.
Toma lo que ellos querrían,
haz lo que te mandaré;
si no, mándame tú a mí,
que yo te las guardaré [...]

Mas si tú, Gil, por ventura
quieres ser tan perezoso
que precies más tu reposo
que gozar de esta dulzura,
yo, por parte a ti holgura,
el cuidado tomaré,
que tú me beses a mí,
que yo te las guardaré[...]

Suscita esta versión la suspicacia y la sospecha sobre la identidad sexual de los hablantes, y tal cosa es apuntada aquí: http://amanyala.blogspot.com/2005_12_01_archive.html. Por cierto la referencia al respecto no está al inicio del blog, sino más abajo con el título "Montaña de Brokeback". Al parecer, y por lo que el propio Cristóbal de Castillejo escribe en su "Represión contra los poetas españoles que escriben verso en italiano", un poema que se puede ver en el link anteriormente citado de cervantesvirtual, si esa suspicacia es cierta, probablemente el propio Castillejo haya sufrido las amenazas de la Inquisición.